Consejos para proteger los carros nuevos

Compartir

Mujer abrazando su auto nuevo

La emoción de comprar un auto no tiene comparación, sobre todo si lo adquirimos como resultado de muchas horas de trabajo o si fue una sorpresa que nos regalaron. De hecho, si lo pensamos bien, no hay olor más divino que el de los carros nuevos, ¿cierto?

Tanto es así que, al momento de adquirirlos nos sentimos motivados a cuidarlos con exageración, evitando ocasionarles daños sobre todo a la carrocería, los accesorios (internos y externos), y también a las llantas porque sabemos cuán importante son para el buen desempeño de nuestro carro, de ahí que consideremos la opción de llevarnos el vehículo con pernos de seguridad incluidos.

Por eso, quisimos traerte estos 4 consejos sencillos que puedes atender sin mucho esfuerzo, para el cuidado de los carros nuevos desde el primer kilómetro, sin importar de qué tipo de vehículo se trate.

 

Colócale pernos de seguridad

Aunque pudiéramos pensar que, por ser de fábrica, a los carros nuevos no les puede pasar a las llantas de nuestro auto, debemos tener en cuenta que podemos ser víctimas de hurto de las mismas cuando parqueamos en cualquier lugar de la ciudad donde vivimos o cuando vamos de viaje.

Por eso, en el mercado existen a nuestra disposición diversas marcas y opciones para colocarle a nuestros carros nuevos (y también a los usados) los pernos de seguridad o tuercas que son vendidas con una combinación única, además de contar con un adaptador para colocarlas y retirarlas con la llave especial de ser necesario.

Además de ello, este tipo de tuercas de seguridad son elaboradas en materiales prácticamente indestructibles y con cabeza giratoria anti-cortes para que el rin no se llegase a bloquear en caso de aplicar fuerza, a diferencia de las originales con las que vienen los carros nuevos de fábrica.

 

Presión e inflado de llantas

Puede que este consejo lo consideremos un tanto obvio, pero para evitar cualquier tipo de accidente o un daño mayor a tu vehículo mientras lo conduces, es necesario que revises la presión y el inflado de las llantas no importa hace cuanto tiempo haya salido del concesionario o sea usado, con frecuencia para que tengan un máximo desempeño.

Si a esta práctica le sumas la tranquilidad de colocarle unos pernos de seguridad a tus llantas, no habrá nada que te preocupe y puedes ocuparte de colocarle unos rines que vayan con tu estilo según el tipo de auto que tengas.

Recuerda además que, no necesariamente porque el carro acabe de salir de la fábrica, deja de correr el riesgo de tener algún inconveniente con las llantas que trae. Consulta todo lo referente a este tema en el Manual del Usuario de tu vehículo o bien con un distribuidor autorizado que te brinde confianza, para que no te queden dudas.

 

Mantén la pintura del carro

Mantener la pintura de nuestro auto con el brillo del primer día es el objetivo de todos los que compramos carros nuevos, pero al mismo tiempo sabemos cuán difícil es lograrlo teniendo en cuenta las condiciones ambientales y el uso cotidiano del vehículo.

Pero si quieres que permanezca en buen estado, lo mejor que puedes hacer es lavar tu auto con frecuencia, eliminando cualquier polvo externo que pueda maltratarlo, además de evitar limpiarlo con paños secos que pueden rayar la pintura y más bien, aplicar posterior al lavado una cera adecuada al menos una vez al mes.

Otro consejo para proteger la pintura de los carros nuevos es parquearlo, la mayoría de las veces que podamos, en un garaje o bajo techo para que los rayos ultravioletas del sol y el polvo del ambiente no hagan de las suyas. Y si de casualidad llegan a caerle “restos” de aves, trata de limpiarlas lo más pronto posible para que no se dañe ya que estos contienen ácidos muy corrosivos para la carrocería..

 

El motor y las revoluciones

Dependiendo del tipo de auto que se trate, cuando compramos carros nuevos siempre queremos probar qué tan rápido son y cuál es su desempeño en diferentes condiciones, pero lo más recomendable es que no forcemos el motor por encima de las 3.000 revoluciones durante los primeros kilómetros.

¿Por qué? Al evitarlo, permites que la maquinaría del auto se termine de acoplar, los cilindros quedan limpios de cualquier impureza y no provocas que los pistones se desplacen demasiado rápido por los cilindros originando imperfecciones en las paredes del motor, pudiendo afectar la garantía inclusive.

Estamos seguros de que, siguiendo estos consejos que van desde colocar pernos de seguridad a las llantas, pasando por el cuidado de la pintura hasta el cuidado de la mecánica y del motor, tu carro lucirá como nuevo por mucho más tiempo.